Política y social

La cuestión de género vista desde una mirada europea14 min read

Íñigo Cruz0 min read Divulgador europeista

Uno de los lamentos más habituales en estos tiempos es: “Europa, ¿por qué no haces algo?”. Se ha escuchado con gran fuerza en los “grandes” temas que ocupan portadas y espacio en el prime time televisivo, tales como la crisis de los refugiados, las respuestas a la crisis económica, grandes crisis humanitarias, etc… Ciertamente, su grado de implicación daría para escribir varios libros pero la cuestión que nos trae aquí es otra: “¿Qué hace o qué ha hecho la Unión Europea en temas de género?”. Más allá de los números de la desigualad que se mencionan en prensa periódicamente (como presencia de mujeres en órganos directivos de empresa o la desproporción en los representantes políticos),  ¿sabríamos mencionar algún elemento? O, tal vez, el lector se pregunte antes: ¿Para qué queremos analizar las políticas de género desde una perspectiva europea? Y aprovecho estas líneas iniciales para prometer al lector que al final del artículo le mostraré que si la igualdad y las políticas de género no despiertan su interés, al menos le interesarán a su bolsillo.

Así que déjeme el lector que responda para qué usar la perspectiva europea en temas de género. Fácil: El ámbito europeo nos  da  unas referencias comparables y buenas prácticas a seguir. Centrarnos en una visión eurocéntrica (o de la Unión Europea, para ser más precisos) nos permite situarnos en un entorno conocido, donde compartimos muchas cosas: una base cultural común, leyes y un espacio económico comunes, un área geográfica reducida, que nos permite, en un tema tan fundamental como las políticas y retos de género, impulsar  la adopción de mejoras tomadas de nuestros vecinos, llevar a cabo esfuerzos comunes y, entre ellos, disponer de entidades independientes, pero comunes a todos los países miembros que actúan  como árbitro y guardián de un tema como el que tratamos.

Y ya metidos en temática europea repasemos algunos datos que tal vez se le han pasado por alto.

Europa y su apuesta por la igualdad

Foto de la delcaración Schuman , 9 de mayo 1949, que dio origen a las comunidades europeas-cuando nació la Comunidad Europea, la única mujer visible era la secretaria. Imagen cortesía de le EP think tank.
Foto de la delcaración Schuman , 9 de mayo 1949, que dio origen a las comunidades europeas-cuando nació la Comunidad Europea, la única mujer visible era la secretaria. Imagen cortesía de le EP think tank.

La Unión Europea,  desde sus tiernos orígenes (en aquella época era conocida como comunidades europeas),  ha tenido presente el tema de la igualdad. Es cierto que entre los padres fundadores del invento comunitario, la propia palabra “padres” ya indica que mucha mujer no hubo (vean la foto). Pero seamos realistas, en torno a la década de los 50, la presencia de mujeres en las altas esferas era anecdótica. No obstante, ya en el Tratado de Roma (traducido: el libro de instrucciones que ponen en marcha las Comunidades Europeas), se cita la igualdad en la remuneración de los trabajadores como uno de los principios básicos. Y si lo que buscan son mujeres que puedan calificarse de “madres” de Europa, vayan varias de ejemplo, como las presidentas del Parlamento Europeo (1979-1982) Simone Veil o, en el período 1999-2002, Nicole Fontaine; y, por supuesto, la considerada “madre del programa Erasmus”,  Sofia Corradi.

Durante los siguientes 60 años, al mismo tiempo que avanzaba  Europa, lo hicieron  las instituciones y, con ellas, la atención a la igualdad de los ciudadanos.  En este punto, me gustaría insistir en la labor silenciosa (por falta de atención mediática) pero eficaz del Tribunal Europeo de Justicia (TJUE, para los amigos) que, con sus sentencias, protegió y fomentó la igualdad de derechos y oportunidades para hombres y mujeres. Sirva de ejemplo la sentencia Defrenne (en 1976)[i] que confirmaba el principio de igualdad de retribución entre mujeres y hombres , su efecto directo y el deber de ser garantizado por los tribunales nacionales. Y si esto le queda lejos en el tiempo, una  sentencia más reciente fue la relativa a la prohibición de discriminar en las tarifas de los seguros por razón de género.

A diferencia de las lentejas, los derechos de la Carta Europea no son una opción a la cual los estados puedan renunciar. Imagen cortesía de la web www.panypeter.com
A diferencia de las lentejas, los derechos de la Carta Europea no son una opción a la cual los estados puedan renunciar. Imagen cortesía de la web www.panypeter.com

Por supuesto, no podemos olvidar la Carta Europea de Derechos fundamentales, en vigor desde 2001 y de obligado cumplimiento para todos  con un capítulo dedicado a la igualdad y un artículo, el 23º, exclusivo de la igualdad mujer-hombre.

Aunque el principio de igualdad estaba ya presente, el concepto de políticas de género como tal, es más reciente. Sus antecedente se remontan a los años 80 pero su consolidación vino con la 4º Conferencia  sobre la Mujer en Pekín de 1995[ii] , auspiciada por Naciones Unidas, tras la cual, la respuesta europea no se hizo esperar y, en 1996, ya estaba incorporando las consideraciones de género en sus políticas y publicando su primer informe sobre el estado de la cuestión. A esto le seguirían desde entonces, varías directivas que regulaban específicamente todos los temas de desigualdad o discriminación por razón de género.

Predicar con el ejemplo

Vale, hasta aquí les he torturado con leyes y tratados pero, como somos de naturaleza crítica, estarán pensado: “Muy bonito, pero ¿cumplen? Bueno, se esfuerzan en conseguirlo. Vayan varias ejemplos, ya que si por algo destacan las instituciones y, más concretamente, el Parlamento Europeo (recordemos, institución cuyos miembros, los euro-diputados, son elegidos directamente por todos los ciudadanos), es por ser tribuna de debate donde la igualdad de derechos y los temas de género ocupan un lugar preeminente. Podemos citar que en la sección de estudios del Parlamento, de un total de 7100 entradas, 320 son para temas de género e igualdad frente a 420 de agricultura (como dato diremos que entorno al  35% del presupuesto de la UE se gasta en asuntos agrícolas)[1]. Y, por si fuera poco, desde las instituciones llegan castigos ejemplares. El último, la sanción al eurodiputado Janusz Korwin-Mikke, quien afirmo en la cámara:  “las mujeres deberían ganar menos pues son más débiles, pequeñas y menos inteligentes”[iii] . El revuelo no tardó en llegar y, con él, una dolorosa multa[iv] de unos cuantos miles de euros por ir contra un principio fundamental europeo, el de igualdad, al cual está supeditado el de libre expresión (y no al revés, es decir, uno puede decir lo que quiera pero sin atacar los derechos fundamentales ajenos).

Y los principios se hicieron acción política

En el plano más político de la acción, hubo altibajos. Si en las Comisiones de los últimos años la presencia de mujeres comisario fue en aumento,  podemos citar los problemas que tuvo el ahora Presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker[v], cuando tuvo que distribuir las carteras de comisarios en el verano de 2014. Su intención era crear una Comisión (un gobierno europeo, para entendernos) con fuerte mensaje político para los ciudadanos y cuál sería la sorpresa cuando los estados miembros (los gobiernos nacionales) mandaron entre sus respectivos candidatos un total de ¡3 mujeres de los 28!  El cabreo por Bruselas fue memorable y, tras muchos esfuerzos, se logró que fueran 9 las comisarias ocupando varias vicepresidencias y destacando  la figura de la alta representante (ministra de asuntos exteriores para entendernos), la italiana Federica Mogherini, convertida por su buen hacer en todo un  ejemplo y referente mundial en la política exterior[vi].

Entre otras, la Alta Representante fue un parte central en el acuerdo de desarme nuclear iraní .
Entre otras, la Alta Representante fue un parte central en el acuerdo de desarme nuclear iraní .

En el plano de la acción, podríamos empezar por los informe país sobre políticas de género, donde se reparten collejas o loas sin miramientos y siempre en base al progreso que haya hecho el estado examinado en cuestión. Aquí les dejo el último de España, por si quieren curiosear.

Centros de referencia: Una parte importante para poder triunfar en la aplicación de unas políticas de género efectivas es contar con las herramientas adecuadas, como pueden serlo instituciones de referencia que ayuden en la mejora de las acciones. En particular, conviene mencionar al Instituto Europeo de Igualdad de Género que, desde  su creación en 2007, ha ganado relevancia como centro de referencia en todo lo que tenga que ver con género: cifras, estudios, buenas prácticas, sensibilización social.

Junto con el EIGE, desde la UE se han puesto en marcha estrategias globales de género que  incluyen:

  • Mayor participación de la mujer en el mercado laboral.
  • Igualdad salarial entre hombres y mujeres y, en particular, atacando la pobreza entre mujeres.
  • Promover la igualdad en la toma de decisiones.
  • Combatir la violencia de género y proteger a las víctimas.
  • Promover la igualdad de género y los derechos de la mujer en todo el mundo.

Lo cual suena muy bien pero,  ¿y si nos centramos en algunos ámbitos concretos?

Deporte[vii] y Educación. Empecemos por algo conocido, ¿qué hay más aceptado como tradicionalmente masculino que el deporte rey? Pensándolo bien, tal vez deberíamos  empezar por ahí para derribar el cliché, algo que aún queda lejos. Tomando las cifras europeas de federados, tenemos que son 5,4 millones de hombres federados en Alemania frente a 0,8 millones de mujeres pero, si piensan que la cosa pinta mal, en Inglaterra tenemos 1,3 millones de hombres frente a 98.000 mujeres federadas, y en Francia 1,7 millones frente a 49.000 mujeres. Cifras que delatan una total falta de equilibrio. Los órganos de presentación deportiva no van mucho mejor, con unos comités olímpicos nacionales claramente desequilibrados (solo el 4% son presidentas, o un 15% de los altos órganos directivos).

Cuando miramos las federaciones deportivas nacionales, la cosa mejora ligeramente en algunos casos (ver gráfica), para países como Suecia, donde alcanza la franja de paridad (40-60%) con una presencia femenina del 43% , a la que seguiría Holanda con algo más de un 20% y en claro contraste con Polonia, con un 3%, y el promedio UE, del 14%.

¿Ven el cuadrito amarillo? Pues ahí deberíamos estar todos los países de la UE pero, por ahora, solo Suecia cumple.
¿Ven el cuadrito amarillo? Pues ahí deberíamos estar todos los países de la UE pero, por ahora, solo Suecia cumple.

Lejos de querer caer en el desánimo, desde las instituciones europeas se están persiguiendo nuevas políticas que fomenten la presencia de la mujer en todos los aspectos del deporte, no sólo como jugadoras. Piénsese si no, en el papel de los entrenadores y ¿entrenadores? ¿En cuántos deportes, a los equipos femeninos, no es un hombre quien entrena a las jugadoras? Rara vez es al revés. También esta área está abierta a aprender de las buenas prácticas. En el caso de Finlandia, su 3ª posición viene motivada por una política expresa para dar mayor presencia a las mujeres en los órganos federativos desde los años 90. Igual que el Reino Unido.

Además, esto se complementa con programas europeos como ERASMUS +. ¡Exacto, ahora incluye deporte! Y líneas de actuación con financiación completa para ayudar a aquellos sectores de la sociedad que pudieran verse desprotegidos o en riesgo de exclusión de las oportunidades que el programa puede aportar.

Datos resumen del programa Erasmus para 2013-2014 facilitados por la Comisión Europea
Datos resumen del programa Erasmus para 2013-2014 facilitados por la Comisión Europea

Y ya que lo mencionamos, seguimos con Erasmus +, esta vez para universitarios (el erasmus de toda la vida), donde llama también poderosamente la atención que es uno de los pocos ámbitos donde se invierten las tornas y son las mujeres las que tienen una presencia netamente dominante, pues la participación femenina supera el 60%, lo que no hace sino dejar más en evidencia que algo falla cuando en el mercado laboral son los hombres los que tienen una mayor representación. El nivel de ocupación (media europea en 2015) en la franja 20-64 años es del 75.9% frente al 64.3% de las mujeres. La buena noticia es que hace 10 años estaba en 60%.

Género – Medio Ambiente – Cooperación al Desarrollo. ¿Qué tienen que ver las tres?, se estarán preguntando. Sencillo, las tres están interconectadas, como veremos.

En muchos países en vías de desarrollo, la mujer desempeña un papel crítico en el sustento familiar, lo que incluye conseguir  los recursos para ello. De ahí la importancia de comportamientos sostenibles (piénsese en la deforestación de un bosque si su madera es usada para el fuego del hogar de continuo), pues la mujer suele tener un papel de liderazgo y gran conocimiento a nivel local y, además, un mayor grado de sensibilidad para asuntos de medioambiente. El incluirla en el planteamiento y ejecución de políticas y acciones de protección contra el cambio climático se convierte en elemento indispensable de la acción resultando válido fuera y dentro del ámbito europeo.

Vale, hemos conectado género y medioambiente, ¿y la cooperación? En calidad de mayor donante de ayuda a la cooperación, la UE tiene una gran baza para orientar positivamente a los países receptores de la ayuda en la inclusión de las políticas de género. El medioambiente es un área de efecto inmediato pero que sirve de entrada al resto de ámbitos de la sociedad donde la mujer está infrarrepresentada, y sin olvidar que mucho de lo que hacemos en Europa a nivel interno en políticas de integración es copiado por otros países que a veces parecen creer en las bondades de nuestros avances más que nosotros mismos.

No siempre salen las cosas bien: Por otro lado, conviene también hacer un poco de autocrítica, pues sangrantes evidencias como una brecha salarial del 16% promedio en la UE entre hombres y mujeres, nos recuerdan que aún queda mucho trabajo desde el lado europeo. Debemos aprender de estrategias de fallidas para no repetir errores, como el  infame video de la campaña “la ciencia es cosa de chicas”, donde en un intento de fomentar la carrera científica en chicas de 13 a 17 años, se mostraban unas imágenes donde se mezclaban los tacones, el maquillaje y una estética de videoclip de dudoso gusto. Tras la polémica, el video fue retirado  y la campaña ha seguido su curso, ya exenta de polémica, promoviendo la carrera científica entre las jóvenes estudiantes. Recordemos que el 75% de los estudiantes de carreras técnicas y científicas son hombres.

Europa, las políticas de género y su bolsillo. Como europeísta de palabra, aquí va lo que les comentaba al principio, resulta que según los últimos estudios, la igualdad aporta riqueza para todos.  En un escenario no muy halagüeño de una Europa muy envejecida para el año 2050, con la consiguiente pérdida de trabajadores y sobrecoste al sistema sanitario y de seguridad social, las proyecciones muestran[viii] que si hubiera una verdadera igualdad (es decir, igual salario y participación plena en el mercado laboral para hombres y mujeres) la economía europea podría mejorar entre un 6,1 al 9.6% del PIB . vamos 1,95 a 3,15 billones de euros más , con lo que con lleva para pensiones, sistemas de salud y otros.

Ciertamente,  la perspectiva europea de género es amplia y variada. Vemos que está presente en muchos más ámbitos de los que hubiéramos podido pensar y que el camino a recorrer hasta poder hablar de una verdadera igualdad es largo, pero no por ello debemos ignorar todos nuestros avances como Unión y las ventajas que nos ofrece, precisamente, ser parte de un proyecto cuyo pilar fundamental son sus ciudadanos.


[1] En este enlace podrán encontrar todas las referencias

[i] Y si les apasiona el derecho, o tienen problemas para dormir, aquí les dejo toda una colección de sentencias del TJUE al respecto.

[ii] Aquí el informe de la conferencia.

[iii] Si no se lo creen aquí pueden verlo.

[iv] Se pidió su cese o dimisión pero recordemos que son los estados de los eurodiputados los que ponen reglas en cuanto a la forma de elegirlos y sustituirlos una vez elegidos.

[v] Si alguno quiere saber más sobre él, aquí va una pequeña guía para principiantes.

[vi]  Debo confesarlo, quien esto escribe declara su admiración por el trabajo de la alta representante.

[vii] Las cifras que aquí se citan han sido extraídas de los informes disponibles en la web del EIGE.

[viii] En este artículo tienen más datos.

Política y social

Ilustración de Juanma Samusenko

Íñigo Cruz0 min read

Activista de la causa europea que piensa que es posible explicar la Unión Europea de manera sencilla e incluso divertida. Alter ego de la croqueta europeista

Twitter : @yasemoseuropeos
Web : www.yasemoseuropeos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *